Header Image

Introducción a las fórmulas para el cálculo de lentes intraoculoares (LIO)

A la hora de planificar una cirugía de catarata una de las fases más cruciales, a fin de garantizar el éxito del tratamiento, es elegir correctamente la potencia de lente intraocular (LIO)1. Para alcanzar la refracción aspirada, la selección debe realizarse basándose en los parámetros anatómicos y ópticos del ojo2. En la mayoría de los casos, la refracción objetivo es la emetropía pero en otros casos, dependiendo de las necesidades y requerimientos específicos de cada paciente, pueden requerirse otros objetivos, como dejar cierto nivel de miopía residual en un ojo (monovisión)3.  Uno de los parámetros más importantes en el cálculo de lentes intraoculares, en particular en casos de miopía no patológica, es la longitud axial (AXL). La AXL es una combinación de profundidad de la cámara anterior (ACD), espesor del cristalino y profundidad de la cámara vítrea y puede cambiar la potencia de la LIO de 2,5 a 3 veces. [Meng 2011, Eyewiki] La potencia corneal es otro componente importante en la determinación de la potencia de la LIO, y la queratometría (K) es la medida del radio de curvatura corneal. La córnea es la parte transparente del ojo que cubre el iris, la pupila y la cámara anterior y es responsable de dos terceras partes de la potencia óptica total del ojo. Los cambios en la potencia corneal pueden alterar la potencia de la LIO en una proporción de casi 1:1. Al igual que la AXL y la K, otros parámetros que también se pueden necesitar, dependiendo del tipo de fórmula empleada, son la ACD preoperatoria5 y la distancia corneal blanco-blanco (WTW: también conocida como diámetro corneal horizontal)6. La cámara anterior es el espacio relleno de líquido entre el iris y la superficie más profunda de la córnea y la distancia blanco-blanco es la distancia horizontal entre los bordes del limbo corneal.

 

¿Qué es la posición efectiva de la lente?

El único parámetro que no se puede medir de manera preoperatoria es la posición en la que "se asienta" la LIO tras la cirugía, lo que también se conoce como posición efectiva de la lente (ELP). Este parámetro lo estima inicialmente el fabricante de la lente intraocular en forma de constante A. La constante A es un valor empírico y es específico del diseño de cada lente intraocular. Esta constante posteriormente se reajusta mediante optimizaciones estadísticas que reflejan la variación de la biometría preoperatoria específica del paciente y también se tiene en cuenta la técnica quirúrgica personal del cirujano. La ELP se define como la distancia efectiva de la superficie anterior de la córnea al plano de la lente, si ésta fuera infinitamente fina4,5. La ELP se considera el principal factor limitante para la previsibilidad refractiva tras la cirugía de catarata, ya que la precisión de las mediciones de AXL y de potencia corneal ha sido ampliamente demostrada7. Las mejoras en los cálculos de la potencia de la LIO en los últimos 30 años son el resultado de la previsibilidad mejorada de la variable ELP.

Se han desarrollado fórmulas matemáticas para mejorar la estimación de la ELP, la mayoría de ellas basadas en ópticas paraxiales (figura 1)2,4. En dichas fórmulas, se necesitan algunos parámetros oculares y el cirujano debería conocer la refracción objetivo buscada2,4.

 

¿Qué diferencias existen entre las distintas fórmulas de LIO?

Existen muchas fórmulas de LIO tanto publicadas como no publicadas. Las fórmulas más usadas se basan en dos medidas, la AXL y la K, así como una sola constante LIO8 (Holladay 1,9 SRK/T10 y Hoffer Q11). Las predicciones de ACD, que se incrementa de forma relativa al aumento de la AXL, se basan en conjuntos de datos iniciales generalmente grandes, de los que se derivan las fórmulas; sin embargo, las medidas de ACD individuales no se han incluido en el modelo de predicción. La fórmula de Haigis, por tanto, utiliza tres medidas, la AXL, la K y la ACD preoperatoria con las tres constantes de LIO a0, a1 y a212. La fórmula de Olsen se basa en dos medidas adicionales (refracción preoperatoria y espesor del cristalino) y utiliza una constante de LIO, mientras que la fórmula Holladay 2 se basa en siete medidas, incluidas la edad del paciente y la medida del blanco-blanco horizontal1,5 . Por último, la fórmula Barrett usa un ojo modelo teórico, donde la ACD es relativa a la AXL y la K, y se determina también por la relación entre la constante A y un "factor de lente". La posición del plano principal de la LIO se mantiene como una variable relevante13.

 

SRKI/II, SRK/T,
fabricante

Holladay 1

Hoffer Q

Haigis

Constante A

sf (surgeon factor)

pACD

a0, a1, a2

 

¿Qué fórmula debe utilizarse para qué (longitud de) ojo?

Para longitudes axiales normales de 22,5 a 24,5 mm la mayoría de fórmulas da buenos resultados con discrepancias mínimas. En 199311 y nuevamente en 2000,14 Hoffer realizó diversos estudios dirigidos a analizar qué fórmula era la más adecuada para AXL con una longitud superior o inferior a la normal. Estos estudios concluyeron que la fórmula Hoffer Q proporcionaba los resultados más fiables en ojos de longitud corta (AXL < 22,0 mm) mientras que la fórmula SRK/T era mejor para ojos de longitud larga (AXL > 26.,0 mm)11,14. Recientemente, en un estudio de base de datos de 8.108 ojos que se iban a someter a cirugía de catarata, la fórmula Hoffer Q consiguió los mejores resultados refractivos en ojos inferiores a 21,00 mm y las fórmulas Holladay 1 y Hoffer Q resultaron igualmente fiables en ojos con una AXL de entre 21,00 mm y 21,49 mm15. Ese mismo estudio también llegó a la conclusión de que la fórmula Holladay 1 puede funcionar ligeramente mejor para ojos de entre 23,50 mm y 25,99 mm, mientras que las fórmulas Hoffer Q, Holladay I y SRK-T arrojaron unos resultados refractivos comparables14. Por último, estos autores hallaron que la fórmula SRK/T proporciona unos resultados significativamente mejores en ojos con una AXL de 27,00 mm o superior15. En el caso de ojos con fuerte miopía la fórmula Barrett II puede ser una buena elección, y otros estudios han demostrado el gran nivel de precisión de la fórmula Haigis en casos de hipermetropía extrema16 ,17. Véase la figura 1.

 

En conclusión, el cálculo de la potencia de la lente intraocular puede llevarse a cabo con una gran cantidad de fórmulas. De acuerdo con estudios clínicos, la fórmula SRK-T se recomienda para ojos más bien largos, mientras que la forma Hoffer Q se recomienda para ojos más bien cortos. Las fórmulas Holladay 1 y Hoffer Q son igualmente buenas para ojos con una AXL de entre 21,00 mm y 21,49 mm, y la fórmula Holladay 1 parece dar mejor resultados que la fórmula Hoffer Q en ojos de entre 23,50 mm y 25,99 mm. Las fórmulas de cuarta generación, como la Barrett, la Haigis o la Holladay 2, presentan la ventaja de incluir la relación no proporcional entre la ACD y la AXL, por lo que deberían ofrecer la mayor precisión en todo el rango de AXL.

 

ES_32_200_0051I